El impacto de fumar en el implante capilar

Fumar y trasplante capilar: por qué no hacerlo | MCAN Health Blog

Es de conocimiento popular que el tabaco tiene un impacto muy negativo en la salud de las personas. Aun así, actualmente hay aproximadamente un 20% de fumadores habituales en España, siendo mayor la cifra en hombres: un 23,3% fuma a diario según una reciente Encuesta Europea de Salud. La mayoría de estas personas son hombres de 24 a 54 años, que es la edad ideal para someterse a un trasplante capilar si se sufre alopecia. En MCAN Health nos preocupamos por la salud de nuestros pacientes y por eso queremos concienciar a todas las personas de los efectos e impacto de fumar en el implante capilar. 

El tabaco y su relación con la calvicie

Impacto de fumar en el imlpante capilar | MCAN Health

El tabaco es muy perjudicial para la salud

Con los conocimientos médicos actuales, es difícil negar que fumar daña el sistema respiratorio y otros órganos de nuestro cuerpo. Además, somos muy conscientes que el tabaco causa cáncer de pulmón, problemas cardíacos, úlceras, hipertensión o bronquitis crónica.

En España cada año mueren aproximadamente 54.000 personas por tabaquismo, de estas 14.000 por enfermedades cardiovasculares resultado del hábito de fumar.

Los cigarrillos tienen muchos efectos adversos para el cuerpo humano y uno de ellos está relacionado con el crecimiento del cabello. Se han realizado varios estudios con gemelos para ver el efecto del tabaco en la calvicie. Uno de ellos, publicado en la revista Plastic and Reconstructive Surgery, que estudiaba los factores externos y hábitos de vida en 92 parejas de gemelos. Se pudo observar que el gemelo fumador presentaba una mayor calvicie en la parte frontal de la cabeza. Se dedujo que esto puede estar relacionado con el efecto vasoconstrictor en la raíz del cabello (reducción del flujo sanguíneo) que tiene el tabaco.

Impacto de fumar en el implante capilar: principales riesgos después del procedimiento

Fumar es perjudicial para el implante capilar | MCAN Health

El tabaco puede afectar a la curación y recuperación después de un injerto de cabello

El mayor impacto de fumar en el implante capilar suele ser durante el proceso de curación, justo cuando los injertos se enraízan. Este es el momento clave que determinará si los folículos van a crecer fuertes para conseguir la densidad capilar esperada. El tabaco es uno de los factores que afecta negativamente a este proceso. Vamos a ver de qué manera y medida lo hace.

La nicotina de los cigarrillos hace que los vasos sanguíneos se endurezcan y constriñan. También reduce la capacidad del monóxido de carbono para transportar oxígeno por todo el cuerpo.

Una mala circulación puede tener impacto negativo y ralentizar el proceso de recuperación de las incisiones realizadas en el cuero cabelludo del paciente. Las heridas abiertas son vulnerables a los virus y, por lo tanto, cuanto más tiempo tarda un corte en cicatrizar, mayor es el riesgo de infecciones.

Y no solo las infecciones causadas por heridas abiertas son una posible amenaza para el resultado óptimo del injerto capilar. Las costras pueden permanecer en la superficie durante más tiempo de lo necesario, lo que aumenta el riesgo de formación de tejido cicatricial.

Otro riesgo, según los médicos, es que fumar aumenta las posibilidades de necrosis o muerte cutánea. Este efecto está fuertemente relacionado con la cantidad de cigarrillos por día que uno fuma. Los fumadores empedernidos, obviamente, tienen un riesgo mayor. Además, podría producirse un sangrado excesivo durante la operación, haciendo que esta dure más tiempo de lo esperado. En la cirugía de trasplante capilar se intenta alargar lo menos posible, dado que el tiempo máximo que los folículos no congelados pueden sobrevivir fuera del cuerpo es de alrededor de seis horas.

¿Qué pasa si fumo antes y después del trasplante capilar?

Los cirujanos de trasplante capilar aconsejan a los pacientes que dejen de fumar, al menos, una semana antes de la cirugía y durante catorce días después del proceso de trasplante capilar. Obviamente, sería ideal dejar de fumar totalmente o al menos varios meses para así asegurarse que el proceso de curación es un éxito.

Si el paciente deja de fumar durante el período de tiempo recomendado después del trasplante de cabello y luego vuelve a fumar nuevamente, el riesgo de perder el cabello natural restante será mayor que el de los no fumadores.

Aunque la mayoría las personas consumidoras de tabaco tienen un mayor riesgo de tener menor densidad de cabello, existen casos de pacientes que han seguido consumiendo tabaco y el resultado después del injerto capilar ha sido totalmente satisfactorio. Pero, ¿por qué correr el riesgo? Si ya sabemos todos que fumar es perjudicial para la salud.

Está probado que los riesgos de un trasplante capilar no exitoso pueden reducirse o incluso evitarse totalmente si el paciente deja el tabaco por completo. Y la buena noticia es que las personas que dejan de fumar, independientemente de su edad, se vuelven más saludables y viven más tiempo.

Aprovecha la ocasión para dejar de fumar

Entonces, aprovechando que vas a mejorar tu apariencia con el trasplante copiar, ¿por qué no deshacerte de un mal hábito también? ¿Por qué no dejar de fumar para siempre? Después de todo, ahora tienes una razón adicional, y muy importante: ¡tu nuevo cabello!

0 Points