Baños turcos en Estambul: todos sus beneficios

¿Quién no ha escuchado en su vida mencionar los baños turcos de Estambul? Si uno viaja a esta increíble ciudad, es casi una visita obligada pasar por alguno de sus baños turcos. Ir a un hamam es mucho más que una experiencia de limpieza y relajación, todo un ritual para purificar el cuerpo y la mente.

Cómo funciona un ritual del baño turco en Estambul

Vamos a describir paso a paso cómo es el proceso de visitar y pasar por un hamam en Estambul:

  • Entrada: visitar el vestuario donde uno se desviste y se coge la ropa de baño.
  • Preparación: beber agua y/o infusiones para evitar la deshidratación.
  • Acceso al hamam y entrada en calor: una vez dentro de la sala caliente, se debe estar en una posición sentada durante un rato (no es recomendable estar del todo estirado para evitar posibles mareos al levantarse).
  • Baño y limpieza: depende de qué tipo de hamam hayas escogido, habrá personas que vendrán a bañarte o podrás hacerlo por ti solo o sola. Las personas que ayudan a los visitantes a lavarse se llaman tellak y ¡te limpian a consciencia! Usando un guante y mucha espuma de jabón, te frotan para quitarte toda la piel muerta.
  • Enfriamiento: inmersión en una piscina fría o en una habitación sin vapor y menores temperaturas. Este es un período de relajación máximo.

Baño Turco en Estambul beneficios

En prácticamente todos los hamams se proporciona la toalla típica, llamada pestemal y un guante de kessa para la exfoliación. Si te gusta la experiencia y la quieres repetir en tu hogar, puedes comprarte kits de baño turco en el mismo hamam o bien en tiendas en el barrio de Gálata o en el Gran Bazar.

Beneficios de los baños turcos

A parte de disfrutar de una experiencia diferente, el baño turco en Estambul tiene muchos beneficios a nivel mental y corporal.

Beneficios sobre el cuerpo

La sala caliente del baño turco suele estar a 45º y la humedad es del 100%. Aquí se empiezan a eliminar toxinas y ácido úrico -lo que ayuda a reducir o eliminar la celulitis-, se activa la actividad renal y las vías respiratorias superiores se hidratan. También ayuda a estimular la circulación sanguínea y es muy indicado para personas que tienen las manos o pies fríos de forma regular.

Al haber tanta humedad en el ambiente, el sudor no se evapora y por eso la piel queda mojada todo el tiempo y se hidrata plenamente.  Por eso, es mucho más fácil eliminar las células muertas.

Beneficios en el estado de ánimo

Ir a un hamam es cuidarse y tomarse un tiempo para uno mismo/a. Después de este ritual, sentirás como tu estado de ánimo mejora y estarás muy relajado. Y es que el sudor que se elimina sirve para liberar estrés, como si dejáramos las cosas que nos preocupan se evaporaran a través de nuestros poros.

 

Los baños turcos más famosos de Estambul

La ciudad tiene diferentes baños turcos repartidos por todos sus barrios, pero hay algunos que destacan por su historia y decoración. A continuación, te damos a conocer los que se merecen una visita (obligatoria):

Çemberlitaş Hamamı

Es uno de los hamams más turísticos y tiene mucha historia escrita en sus paredes. Fue encargado por el Sultan Nurbanu en 1584 al reconocido arquitecto otomano Sinan, quien también construyó la Mezquita de Süleyymaniye o la Mezquita de Rüstem Paşa. Se encuentra ubicado en el barrio con el mismo nombre, a metros del Grand Bazar. 

Baños Turcos en Estambul Cemberlitas

Los hombres y mujeres tienen sales de baño separados. Se ofrece el ritual del baño turco y también se puede añadir un masaje. Una vez dentro, te guiarán hacia el interior donde parecerá que uno hace un viaje al pasado, al esplendor del imperio otomano.

Más información sobre el Çemberlitaş Hamamı

Süleymaniye Hamamı

Este baño turco se encuentra junto a la Mezquita de Süleymaniye, una de las visitas obligadas si vas a Estambul. Fue construido en 1557 durante el reinado del Süleymaniye el Magnífico y también fue proyectado por Mimar Sinan.

Este es un hamam familiar y mixto y por eso se debe usar bañador en su interior.

Más información sobre Süleymaniye Hamamı

Ağa Hamamı

Este es uno de los baños turcos más famosos y el más antiguo de la ciudad. Se encuentra en el barrio de Beyoglu, cerca de la Avenida Istiklal y la Plaza Taksim. Fue construido por orden del Sultán Fatih Mehmed el Conquistador en 1454, cundo los otomanos tomaron la ciudad de Estambul.

Igual que el Hamam de Süleymaniye, es un baño turco mixto, por lo que es ideal de visitar si quieres disfrutar de la experiencia junto a tu pareja o familia.

Más información sobre Ağa Hamamı

Kılıç Ali Paşa Hamami

Este hamam es realmente espectacular: con su magnífica cúpula y su decoración elegante, se encuentra en Tophane. Fue construido entre 1578 y 1583 también por Mimar Sinan para formar parte del complejo de Kılıç Ali Paşa, uno de los más grandes almirantes de la historia del imperio otomán. El baño turco estaba pensado para los levends, tal y como se conoce a los marines de esa época.

Baños turcos en Estambul: Kilic Pasa Hamam

Fue abandonado durante siglos y se recuperó y restauro durante la década del 2000. En total, se necesitaron 7 años para dejarlo tal y como se aprecia actualmente. Este es un hamam más lujoso,  hay separación entre mujeres y hombres; también ofrece masajes y otros tratamientos relajantes. Además, existe la opción de organizar una despedida de soltero o soltera.

Más información sobre Kılıç Ali Paşa Hamamı

 

¿Puedo ir a un baño turco después de un trasplante capilar o cirugía?

Sentimos decirte que no. Por eso, te recomendamos ir al baño turco antes de tu cirugía estética o trasplante capilar en Turquía y llegar a la sala de operaciones con la mente y cuerpo totalmente relajados.

¿Qué te parece la opción de añadir medio día a tu viaje y disfrutar de una experiencia única en el mundo? Muchos de nuestros pacientes han aprovechado su estancia en la ciudad para disfrutar de uno de los baños turcos en Estambul. Puedes consultar a nuestros agentes sobre nuestros paquetes de viajes y ¡vivir una experiencia única en Turquía!